Google+ Followers

sábado, 4 de enero de 2014

ASTROLOGÍA MÉDICA





Significadores 

Vamos a ver en primer lugar una clasificación de acuerdo a las Triplicidades. 
Las Triplicidades corresponden a los cuatro elementos que componen el cuerpo físico del hombre: Fuego, 
Tierra, Aire, Agua. 
Tradicionalmente, a los cuatro elementos se los correlacionó con los cuatro “humores” que a su vez  dieron origen a los cuatro temperamentos. 
Los antiguos concedían mucha importancia a los temperamentos, sin embargo es muy raro encontrar un 
tipo puro, en general los temperamentos son mixtos como resultado de la presencia de un número con  frecuencia igual de planetas en dos o incluso en tres triplicidades. 
Se consideraba que el predominio de un elemento afectaba no sólo las características físicas sino también  su complexión y carácter. Podremos evaluar entonces qué elementos son excesivos o faltantes, o sea  desequilibrados y probablemente la fuente de problemas, ya sea física o mentalmente. 
Cuando la mayoría de planetas ( incluyendo MC y Asc) se encuentra en signos de Fuego, se dice que el 
nativo tiene un temperamento bilioso, si está en signos de Tierra: nervioso, en signos de Aire: sanguíneo 
y linfático para los signos de Agua. 
BILIOSO: Piel caliente y seca. Músculos fuertes y largos. Tendencia a padecer trastornos digestivos, 
hepáticos y estreñimiento, pues tiende a la mala eliminación. 
Tendencia a la hipertensión arterial, palpitaciones, escalofríos, neuralgias, calambres, sequedad en las 
mucosas. Activo, vital, y su necesidad de descanso es limitada. 
NERVIOSO: Piel seca y fría, musculatura poco desarrollada, exigente respecto a la calidad de  alimentación, elimina poco y duerme mal. 
Tendencia al insomnio, a los fenómenos neuróticos, nerviosos, anemia y a la pérdida de peso. Pulso débil 
y difícil. 

SANGUÍNEO: Piel caliente y húmeda. Tendencia a cometer excesos en la comida, bebida, diversiones y 

sueño, también a la obesidad. Elimina bien. En el sanguíneo son abundantes las sudoraciones y orinas. 
Tendencia a padecer problemas circulatorios, gota, reumatismo, arteriosclerosis y congestión cerebral. 
Pulso parejo. 

LINFÁTICO: Piel húmeda y fría. Carnes fofas y grasas. Sobrio, no abusa de bebidas ni placeres pero con  tendencia a preferir alimentos pesados y grasos. Abdomen prominente. Holgazán y dormilón. Tendencia a 

hipersecreciones. Tendencia a la hipertensión arterial, hipertrofia de tejido linfático y a la somnolencia. 
Pies y manos sudorosas. 
Samuel Thompson, un herbolario norteamericano del siglo XIX escribió: 
“Todos los cuerpos se componen de cuatro elementos: Tierra, Aire, Fuego y Agua. El estado sano consiste  en el equilibrio y la distribución apropiada de estos cuatro elementos, y la enfermedad es su desarreglo”. Todo exceso o toda falta en los elementos va a generar un desequilibrio. 
De acuerdo a el/los elementos faltantes también podremos marcar algunas características a nivel 
fisiológico. 
La carencia del elemento Fuego a menudo puede indicar trastornos digestivos, mala función hepática y 
digestión lenta ya que este elemento posee correspondencia con los procesos de purificación, y  desintoxicación del organismo. Como el elemento Fuego es índice de vitalidad, las personas con poco énfasis en este elemento también podrán mostrar poca defensa ante las infecciones, astenia, apatía y  debilidad muscular. 
El elemento Tierra está en relación directa con el mundo material y éste con el cuerpo físico, por lo que la carencia de este elemento puede indicar una mala relación del individuo con su cuerpo, descuidándolo de manera que no le de la atención correspondiente, fallas en la alimentación y en el descanso pudiendo  caer en el agotamiento, y en el stress. También tiende a señalar falta de resistencia. Entre otras cosas 
puede haber problemas en el aparato osteo-articular, propensión a la artritis, gran fatigabilidad, etc. 
El elemento Aire en el cuerpo humano está relacionado con los procesos vinculados a la adaptación del organismo al medio externo como la circulación, respiración y el sistema nervioso. La falta de este  elemento puede ocasionar desórdenes respiratorios, tendencia a los trastornos circulatorios, agotamiento  nervioso, etc. 
El Agua es el elemento que permite solubilizar sustancias para la correcta nutrición y protección en el  organismo, rige los líquidos del cuerpo y la función de reproducción incluso a nivel celular. Por lo que la falta de este elemento podría manifestarse en problemas de mala eliminación, problemas linfáticos, 
problemas digestivos, de sequedad, esterilidad, etc. 
La falta de énfasis en alguno de los elementos puede verse compensada en alguna medida; por ejemplo 
la falta del elemento Tierra puede compensarse con un Saturno fuerte y bien emplazado, la falta de  Fuego con Marte en buen aspecto al Sol y o a la Luna, la falta de Aire con Mercurio en buen aspecto a   Urano y la falta de Agua con una "buena" Luna, etc. 
El elemento en el que se encuentre el regente del Asc es también de mucha importancia. Naturalmente no podemos analizar un tema natal solamente a través de estos factores ya que debe ser  interpretado en su conjunto. 

Continuamos ahora la clasificación por cuadriplicidades. 
Los signos Cardinales Aries, Cáncer, Libra y Capricornio son signos de actividad y vitalidad. 
En un tema en donde la mayoría de los planetas se encuentren en signos Cardinales se observarán en  general variaciones de temperatura, curaciones rápidas y recaídas frecuentes. 
Boris Pâque nos dice al respecto: Modo distributivo de las energías, fuerzas que se utilizan para los esfuerzos repetidos. En el hombre el espermatozoide. 
Los signos Fijos Tauro, Leo, Escorpio y Acuario son signos de estabilidad. Cuando la mayoría de los 
planetas están en signos fijos, la constitución del individuo se caracteriza por ser muy resistente a las  enfermedades, sin embargo tardan más en curarse y las enfermedades tienden a hacerse crónicas. 
Boris Pâque: Modo conservador de las energías. Fuerzas que se usan por concentración y fermentación. 
El óvulo en la mujer. 
Los signos Mutables son signos de inestabilidad, cuando la mayoría de planetas se encuentran en  signos Mutables indica poder de resistencia mediocre con continuos altibajos en la salud. 
Boris Pâque: Fuerzas que se utilizan sobre todo para la adaptación, dilatación, escape y metamorfosis de 
energías. El feto. 
Naturalmente todo esto dependerá del conjunto del tema. 

Pasamos ahora a los signos y sus correspondencias: 
ARIES: 
Gobierna la cabeza con todos los actos y reacciones de esta región, los huesos del cráneo y la cara a  excepción de la nariz bajo dominio de Escorpio; los dientes de la mandíbula superior, los ojos, la  musculatura motriz, y en general todos los sentidos, sobre todo la vista. Está relacionado con la energía  que es la base de la actividad corporal. De naturaleza caliente y seca, estéril e inflamatoria. 

TAURO: Rige la parte del cuerpo delimitada por la base del cráneo por detrás y bajo la mandíbula inferior 
por delante, hasta las clavículas: comprende el cerebelo, el paladar, el maxilar inferior, las orejas y los oídos, la lengua, la laringe, la glotis, la epiglotis y la faringe, las cuerdas vocales y la voz, las amígdalas, la  parte superior del esófago, toda la garganta, la nuca y el cuello con las siete vértebras cervicales. De  naturaleza frío y seco, fértil y vital. 

GÉMINIS: Gobierna en las espaldas las clavículas y omóplatos, brazos, húmero, cubito y radio, puños y  manos y sus músculos correspondientes, pectorales, el conjunto del aparato respiratorio, la tráquea  arteria, los bronquios y las costillas superiores, así como el sistema nervioso periférico y en particular el  tacto. Caliente y húmedo, vital medianamente fecundo. 

CÁNCER: Rige los pulmones, el busto, el pecho, las costillas, los cartílagos intercostales, los músculos del  diafragma, el estómago, y la región epigástrica, es el signo de la nutrición (senos y estómago). Es esencialmente transformador y por lo tanto gobierna todo el aparato digestivo, las enzimas, jugos 
gástricos, saliva y leche materna, la caja torácica, el hemisferio cerebral izquierdo. Gobierna también las 
mucosas internas. Cáncer representa la nutrición y la transformación de los alimentos. De naturaleza frío, 
húmedo, fecundo. 

LEO: Está en relación directa con la vitalidad del individuo puesto que representa al corazón físico del  organismo. Gobierna el corazón, la aorta, las arterias coronarias anteriores y posteriores, la espalda y sus  músculos, la columna vertebral, la médula espinal, las vértebras dorsales y los centros nerviosos 
superiores, el hemisferio cerebral derecho, la circulación, las tiroides, el timo. De naturaleza caliente, 
seco, vital, febril, estéril. 

VIRGO: Virgo representa la absorción, asimilación y selección de los alimentos, y tiene gran afinidad con  la higiene, la dieta y la sanidad. Rige el vientre, el abdomen, los intestinos especialmente el yeyuno,  duodeno y el íleo, la vesícula biliar, el bazo, el peritoneo, y el sistema nervioso simpático o autónomo. De naturaleza frío, seco, poco vital, estéril. 

LIBRA: Representa en el ser humano la función de filtración y destilación para el equilibrio del cuerpo, la 
función principal del riñón es la de librar al cuerpo de la escoria fisiológica por desintoxicación de la 
sangre. Rige el sistema venoso en general, riñones, glándulas suprarrenales, región lumbar y aparato 
urinario y junto con Escorpio los órganos genitales internos y el sistema vasomotor. De naturaleza 
caliente, húmedo, vital, estéril. 

ESCORPIO: Representa la procreación y readaptación, está relacionado con la reproducción de todos los  procesos vitales. Gobierna los órganos genitales externos, el aparato urinario junto con Libra; la región  ilíaca, el recto y el ano, la nariz y el olfato; además rige la renovación de las células (menstruación), los  excrementos, la transpiración, las autodefensas, los glóbulos blancos, y de reproducción  (espermatozoides). De naturaleza frío, húmedo vital, fecundo. 

SAGITARIO: Se asocia con el sistema locomotor de la cadera y los muslos. Como su signo opuesto, rige  las vías respiratorias y el sistema nervioso. Junto con Libra, el sistema vasomotor y arterial, tiene dominio  sobre las caderas, los muslos, el sacro, el cóccix, los ilíacos y los músculos aferentes. Un rasgo 
característico de Sagitario es producir heridas por caídas o debidas a caballos. De naturaleza: Caliente 
seco de mediana vitalidad, fecundo. 

CAPRICORNIO: Tiene analogía con los límites y las limitaciones y es por eso que rige la epidermis, que 
es el límite exterior del cuerpo. Rige el esqueleto, los huesos, el cabello, las uñas, la piel, las rodillas, y las  articulaciones en general; los dientes. De naturaleza: Frío seco, poca vitalidad, estéril. 

ACUARIO: rige la circulación de la sangre y como su opuesto la columna vertebral y la médula ósea,  domina sobre los centros medulares, la médula ósea, el sistema nervioso y las piernas entre las rodillas y  los pies (pantorrillas) y tibia y peroné y tobillo. De naturaleza: Caliente, húmedo, de constitución débil,  estéril, violento. 
 PISCIS: Tiene acción relajante sobre los tejidos que producen derrame de flema y mocos. Aparato  glandular, ganglios, vasos linfáticos, tejido linfático, mucosidades, los pies y los dedos de los pies. De naturaleza húmeda, fría, poco vital y fértil. 

Tenemos que tener presente que algunos signos son de constitución más débil que otros y la persona  nacida cuando éstos ascienden o están ocupados por el Sol tienen menor vitalidad y son más susceptibles  a los efectos mórbidos de los astros que las personas nacidas bajo el dominio de signos fuertes o  resistentes. Los signos débiles son: Cáncer, Capricornio y  Piscis. Sin embargo el signo de Capricornio 
puede indicar longevidad ya que dispensa la energía lentamente. 
Hay que recordar que tanto los signos como las casas opuestas (los ejes) son muy importantes en la  interpretación de astrología médica. Los signos y casas opuestas son complementarios y tienen siempre  puntos en común, sobre todo en lo que concierne a efectos patológicos que también se complementan  desde el punto de vista anatómico. 

CASAS 

Las casas comienzan en el punto que se eleva en el horizonte de acuerdo a la hora de nacimiento, y de  acuerdo al sistema de domificación empleado. Su dimensión variará de acuerdo a la latitud del lugar de  nacimiento. 
De todas las casas podremos extraer información con respecto a la salud del individuo y TODAS las casas  son importantes, en todas es posible que se reflejen problemas de salud. 
En general las casas tendrán las analogías propias de cada signo de acuerdo al zodíaco natural. 
Cuatro casas son fundamentales en el horóscopo desde el punto de vista médico aunque repito: de todas 
ellas podremos extraer información general, todas juegan un rol importante en situaciones referentes a la 
salud. 
El eje 3/9 por ser el eje mental, está relacionado con las actitudes de la persona ya que es sabido por  todos que cuerpo y mente están unidos íntimamente y cualquier desequilibrio en una parte incidirá en la  otra. O más claramente cualquier desequilibrio en cualquier parte del cuerpo incide en todo el resto. 

CASA I 
En primer lugar representa según la Tradición al nativo, su constitución, su apariencia física y 
conjuntamente con el Hyleg, la fuerza de resistencia. El signo Ascendente y los planetas en la casa I 
indicarán la vitalidad. Por su analogía con el signo de Aries, la primera casa representa la cabeza donde se 
sitúa el intelecto y el centro nervioso. Además de los cinco sentidos del hombre, cuatro (la vista, el oído, 
el gusto y el olfato) se sitúan en la cabeza, será “el jefe” el que dirige el resto del cuerpo. Los planetas allí 
presentes indicarán también la predisposición a problemas en la cabeza, por ejemplo con Marte en esa 
casa existirá la predisposición a dañarse o lastimarse en esa región del cuerpo. 

CASA VI 
Llamada la casa de la salud, lleva el concepto de “economía del organismo” y de ahí que contiene la  actividad de los órganos, la salud o la enfermedad, higiene y alimentación; indica siempre el lugar en que  el nativo padece de enfermedades agudas, muestra condiciones potenciales para la enfermedad, aunque 
los benéficos en casa VI bien configurados seguramente atenuarán los males, los volverán benignos e  incluso acelerarán los procesos de curación. 
La región correspondiente al signo que se encuentra sobre la cúspide de la casa VI junto con la región  correspondiente su opuesta(la casa XII) son las más susceptibles a enfermar. 
La presencia del regente de VI en XII o viceversa, o la recepción mutua entre ambos nos indicarán por  ejemplo qué enfermedades agudas tienden a hacerse crónicas o a requerir de hospitalización. 

CASA XII 
Llamada la casa del “confinamiento y del sufrimiento” nos informa sobre las enfermedades crónicas o 
sobre aquellas que requieran permanencia ya sea en cama o en establecimientos de salud o en aquellos 
casos en que las enfermedades necesiten aislamiento, simboliza también los sufrimientos en general 
causados por la enfermedad o también aquellas enfermedades ocultas, lentas y de difícil diagnóstico. 

 CASA VIII 

Nos informa tanto de las enfermedades graves como acerca de las causas de muerte del individuo. Tanto  sus planetas regentes como presentes y los aspectos a la cúspide pueden darnos indicaciones de la causa  de la muerte. El planeta que forma el peor aspecto al regente de la casa VIII tiene que tener una 
influencia negativa sobre éste nuevamente por el tránsito y/o progresión en el momento de la muerte. 

PLANETAS: 
Sus correspondencias fisiológicas y patológicas 

SOL: Corazón, circulación, vitalidad, debilidad, enfermedades cardíacas, ojos (de acuerdo a la Tradición: 
derecho en el hombre, izq. en la mujer). Indica además fiebres e inflamaciones como Marte, y rige la  columna vertebral. Es el «punto de emanación» de la energía, de nuestra vitalidad. 

LUNA: Estómago, líquidos del organismo, metabolismo, senos, matriz, enfermedades mentales (de  acuerdo a la Tradición cuando no está relacionado con Mercurio) hidropesía, trastornos del sueño,  diabetes, serosidades, mucosas, corresponde a la circulación de la sangre y la linfa. Físicamente hemos  constatado su influjo en nuestro cuerpo, en nuestro humor o ánimo, en nuestro cerebro, en nuestros  líquidos corporales y en la menstruación que sigue la rítmica lunar. Los sistemas nervioso simpático y  parasimpático, y el sistema respiratorio. Actúa también en el sistema nervioso cerebro-espinal. 

MERCURIO: Nervios, órganos sensoriales, órganos respiratorios, enfermedades nerviosas, enfermedades 
mentales. Si Luna y Mercurio se encuentran mal relacionados en un tema natal, indican una mentalidad 
desequilibrada, aumentando el peligro si los maléficos dominan. 

VENUS: riñones, timo, circulación venosa, ovarios, voz, garganta, cuello, úlceras, abscesos, forúnculos, 
intoxicación. Desórdenes renales, enfermedades de contagio sexual (‘por una noche con Venus, todo un  año con Mercurio’, aludiendo a los preparados mercuriales con los que se combatía a las enfermedades  “venéreas” = de Venus, en la antigüedad). 

MARTE: La cabeza, la cara, músculos, tendones, órganos sexuales, glóbulos rojos, inflamaciones,  irritaciones, accidentes, cortes, quemaduras, excrecencias, hipertrofia, operaciones, sangre arterial,  fiebres e infecciones. 

JÚPITER: Las caderas, los muslos, los pies, el hígado, bilis, funciones de la asimilación, nutrición, gordura, 
lípidos, suprarrenales, colesterol, vesícula biliar, los pulmones por acción refleja de su opuesto Géminis,  así como a la inversa (es muy importante tener en cuenta los ejes), uno de los planetas que  generalmente están involucrados en el cáncer por el crecimiento desmedido de tejido celular. 

SATURNO: Piel (corresponde a los límites del cuerpo). Además, Saturno está exaltado en Libra, y la piel 
funciona como un riñón del cuerpo, esqueleto (por la estructura), huesos, dientes, tendones, cartílagos, 
ligamentos, las articulaciones especialmente las rodillas, enfermedades largas, crónicas, hereditarias, de la 
vejez, ateroesclerosis, calcificaciones, formación de cálculos, verrugas, retrasos mentales, cataratas, 
traumatismos, enfriamientos, atrofia, gangrena. 

URANO: El sistema nervioso, los reflejos, las hormonas, los centros medulares, la médula ósea, y como  regente de Acuario, las piernas entre las pantorrillas y los tobillos. Está relacionado con todas las  enfermedades de tipo espasmódico, choques nerviosos, crisis, paroxismos, cólicos, epilepsia, disrritmias, 
lesiones y operaciones. 

NEPTUNO: Ejerce su influencia sobre los líquidos y las mucosas. Indica infecciones, intoxicaciones de todo 
tipo, uso y abuso de drogas, adicciones, ahogos, enfermedades mentales, psicosis o de origen  psicosomático, enfermedades que producen la extinción de energía vital, estado de coma, catalepsia,  somnolencia, delirios, coma, enfermedades de difícil diagnóstico, enfermedades auto inmunes, fenómenos 
de anestesia. 

PLUTÓN: Rige los órganos sexuales y los orificios del cuerpo, está relacionado con deformaciones, 
malformaciones, enfermedades relacionadas con bacterias, virus, hongos, pólipos, abscesos, y todo lo que 
erupciona y “sale hacia fuera”. Plutón representa el crecimiento celular antinatural desde verrugas hasta 
crecimientos cancerosos. 
El Libro conplido en los iudizios de las estrellas (Ali Aben Ragel) nos dice al respecto de las regencias  planetarias: 

Parte primera; Capítulo VI, “Aforismos y reglas” 
De saber que miembro del cuerpo del hombre significa cada planeta: 
Esto tienen los planetas del cuerpo del hombre: 
Saturno la oreja derecha y el bazo y la vejiga y la flema, 
Júpiter el tacto y los pulmones y los costados y el pulso y la esperma, 
Marte la oreja izquierda y las venas de la sangre y los testículos,  Sol el oído derecho y el cerebro y el corazón y los nervios y todos los miembros del lado derecho, 
Venus el olor y el hígado y la carne,  Mercurio la razón y el formar opinión de algo y la lengua y el lugar del ser, 
Luna el gusto y el tragadero (la alimentación) y el estómago y el vientre y la naturaleza de la mujer y todos los miembros que son del lado izquierdo. 

Ptolomeo en el capítulo que habla sobre los vicios y las enfermedades del cuerpo, indica las siguientes 
analogías: 
Saturno domina principalmente a la oreja (oído) derecha, a la vejiga, al bazo, a la pituitaria y a los huesos. 
Júpiter a la palpación (el tacto), a los pulmones, a las arterias y a la simiente (el semen).  Marte a la oreja izquierda, a los riñones, a las venas y a las partes genitales. 
El Sol, a los ojos, al cerebro, al corazón, a los nervios y en general a toda la parte derecha del cuerpo. 
Venus, al olfato, al hígado, a la carne. 
Mercurio, al razonamiento, al entendimiento, a la lengua, a la bilis y a las nalgas. 
La Luna, al busto, a la garganta, al vientre, a la matriz y globalmente a toda la parte izquierda. 

Les sugiero también la lectura al respecto de un artículo muy lindo que encontré en la página de nuestro recientemente desaparecido compañero médico y astrólogo Daniel Zuluaga donde explica las analogías que hay entre la fisiología de las diferentes áreas del cuerpo y su relación analógica con el signo del zodiaco al cual están asociados en: 
http://www.fortunecity.com/roswell/cameron/866/la_anatomia_zodiacal.htm 

Cuando un planeta es afligido por malos aspectos de maléficos, la función natural que rige siempre se  verá alterada, no por ello el individuo padecerá de todas las enfermedades indicadas por ese aspecto. Es importante observar la casa y el signo de ambos planetas para tratar de llegar a alguna conclusión. 

Transcribo aquí el listado de correspondencias anatómicas y zodiacales de los 360º del zodíaco que lleva la firma de Reinhold Ebertin, astrólogo, de familia de astrólogos, pero tengo entendido que es debido a su madre Elsbert Ebertin, una de las astrólogas más grandes de la historia que murió en el bombardeo de  Freiburg en noviembre de 1944. La Sra Ebertin investigó mucho con relación a la salud y las estrellas 
fijas. Hizo la experiencia, por ejemplo, que en determinados años, la conjunción entre Saturno y Pollux 
(actualmente en 23ºCn13’) ocasionaba problemas de estómago, o era equivalente también a una herida  en el cuerpo. 
En este listado se asigna para cada grado del zodíaco una correspondencia anatómica. 
Relaciona por ejemplo a la estrella Antares (actualmente 9ºSg46’ ) con problemas en los ojos y a Algol 
(actualmente 26ºTa10´) de influencia marciano-saturnina con el maxilar inferior. Justamente Elsbert  Ebertin que tenía el Sol en conjunción a Algol y a sólo dos grados de Plutón, murió en un bombardeo y aunque le habían avisado previamente, no pudo salvarse. 

Con respecto a las estrellas fijas hay varias páginas muy buenas en Internet: 
http://www.winshop.com.au/annew/ 
http://pw1.netcom.com/~ye-stars/index.htm 

Publicar un comentario