Google+ Followers

jueves, 16 de mayo de 2013

Cuentos tradicionales Chinos

                          En busca del fuego

 Un aprendiz de ladrón se unió a la banda del viejo Zhi, un famoso bandido que, desde hacia décadas, atracaba a los ricos y permitia la subsistencia  de más de ocho mil almas.

Una noche, durante un banquete, el nuevo recluta preguntó al patriarca de los truhanes cual era el secreto de su éxsito, El viejo ZHI vació su copa se limpió la barba con la mano y contestó:

¿ Acaso todo arte verdadero no es un camino que conduce al Dao ? , Debes saber que la maestría de nuestro oficio descansa sobre cinco virtudes: la inspiración, la valentía, la bondad, la prudencia, y la injusticia.

Pero, jefe -contestó el nobato- ¡ eso no es lo que se espera de un bandido !

Cállate,ignorante, y escucha qué principios debe cultivar un maestro ladrón que desee alcanzar una edad respetable.

 Adivinar dónde se encuentra una gran talega, ésa es la inspiración.
Ser el primero en introducirse en los lugares, ésa es la valentía.
Ser el último en retirarse para cubrir a sus hombres, ésa es la bondad.
Saber sopesar si el golpe es demasiado arriesgado, ésas es la prudencia.
Repartir el botín de forma equitativa, ésa es la justicia.



ANTIGüO CUENTO CHINO

Había una vez un campesino chino, muy pobre, pero sabio, que trabajaba la tierra duramente con su hijo. Un día el hijo le dijo: "¡Padre, qué desgracia, se nos ha escapado el caballo!".
"¿Por qué lo llamas desgracia?" respondió el padre. "Veamos lo que nos trae el tiempo"...

A los pocos días, el caballo regresó acompañado de una preciosa yegua salvaje. "¡Padre, qué suerte!" exclamó el muchacho. "Nuestro caballo ha traído otro caballo más". "¿Por qué lo llamas suerte?" Repuso el padre, "veamos qué nos trae el tiempo".

Unos días después, el muchacho quiso montar el caballo nuevo y éste no acostumbrado a un jinete, se encabritó y lo arrojó al suelo. El muchado se rompió una pierna. "¡Padre, qué desgracia, me he roto la pierna!". El padre con experiencia y sabiduría sentenció: "¿Por qué lo llamas desgracia?", " ¡veamos que nos trae el tiempo!"

El muchacho no se convencía de la filosofía del padre, pero pocos días después, pasaron por la aldea los enviados del Emperador buscando jóvenes para llevárselos a la guerra. Al ver al joven impedido marcharon sin reclutarlo.
El joven comprendió entonces lo que quería decir su padre... que nunca hay que entender la desgracia ni la fortuna como absolutas, sino que hay que dar tiempo al tiempo para ver si algo es malo o bueno...

El cuento no tiene final... Sólo nos quiere decir que la vida da tantas vueltas y es tan paradójico su desarrollo, que lo malo se hace bueno y lo bueno, malo... ésta es su sabia moraleja.

Así que... ¡espera el día de mañana con esperanza y vive el hoy con plenitud!



No culpes a nadie, nunca te quejes de nada ni de nadie
porque fundamentalmente Tú has hecho tu vida.
Acepta la responsabilidad de edificarte a ti mismo
y el valor de acusarte en el fracaso
para volver a empezar, corrigiéndote.

El triunfo del verdadero hombre surge de las cenizas del error. Nunca te quejes del ambiente o de los que te rodean,
hay quienes en tu mismo ambiente supieron vencer,
las circunstancias son buenas o malas
según la voluntad o fortaleza de tu corazón.

No te quejes de tu pobreza, de tu soledad o de tu suerte,
enfrenta con valor y acepta que de una u otra manera
son el resultado de tus actos y la prueba que has de ganar.

No te amargues con tu propio fracaso ni se lo cargues a otro,
acéptate ahora o seguirás justificándote como un niño.
Recuerda que cualquier momento es bueno para comenzar
y que ninguno es tan terrible para claudicar.

Deja ya de engañarte, eres la causa de ti mismo, de tu necesidad, de tu fracaso.
Si tú has sido el ignorante, el irresponsable,
Tú únicamente Tú, nadie pudo haberlo sido por ti.

No olvides que la causa de tu presente es tu pasado, como la causa de tu futuro es tu presente.

Aprende de los fuertes, de los audaces,
imita a los valientes, a los enérgicos, a los vencedores,
a quienes no aceptan situaciones, a quienes vencieron a pesar de todo.

Piensa menos en tus problemas y más en tu trabajo
y tus problemas sin alimento morirán.

Aprende a nacer del dolor
y a ser más grande que es el más grande de los obstáculos.
Mírate en el espejo de ti mismo.
Comienza a ser sincero contigo reconociéndote por tu valor,
por tu voluntad y por tu debilidad para justificarte.

Recuerda que dentro de ti hay una fuerza que todo puede hacerlo,
reconociéndote a ti mismo, mas libre y fuerte,
y dejarás de ser un títere de las circunstancias.
Porque Tú mismo eres el destino
y nadie puede sustituirte en la construcción de tu destino.

Levántate y mira por las montañas y respira la luz del amanecer.
Tú eres parte de la fuerza de la vida.
Nunca pienses en la suerte, porque la suerte es el pretexto de los fracasados.

(Pablo Neruda)


ANOCHE ME SUCEDIÓ ALGO Y PENSÉ EN MI FUTURO"
Así después de esperar tanto, un día como cualquier otro, decidí triunfar.....

Decidí, no esperar a las oportunidades, sino yo mismo buscarlas.


Decidí, ver cada problema como la oportunidad de encontrar una solución.


Decidí, ver cada desierto como la oportunidad de encontrar un oasis.


Decidí, ver cada noche como un misterio a resolver.


Decidí, ver cada día como una nueva oportunidad de ser feliz.


Anoche descubrí, que mi único rival no eran más que mis propias debilidades, y que en estas, está la única y mejor forma de superarnos.


Descubrí, que no era yo el mejor, y que quizás nunca lo fui.


Aprendí, que lo difícil no es llegar a la cima, sino jamás dejar de subir.


Aprendí, que el mejor triunfo que puedo tener, es tener el derecho de llamar a alguien "Amigo".


Descubrí, que el amor es más que un simple estado de enamoramiento.


Anoche, dejé de ser un reflejo de mis escasos triunfos pasados, y empecé a ser mi propia tenue luz de este presente.


Aprendí, que de nada sirve ser luz, si no vas a iluminar el camino de los demás.


Anoche decidí, cambiar tantas cosas.....


Aprendí, que los sueños son solamente para hacerse realidad.


Desde anoche, ya no duermo para descansar..... ahora simplemente duermo para soñar.


"
Así después de esperar tanto, un día como cualquier otro, decidí triunfar.....

Decidí, no esperar a las oportunidades, sino yo mismo buscarlas.


Decidí, ver cada problema como la oportunidad de encontrar una solución.


Decidí, ver cada desierto como la oportunidad de encontrar un oasis.


Decidí, ver cada noche como un misterio a resolver.


Decidí, ver cada día como una nueva oportunidad de ser feliz.


Anoche descubrí, que mi único rival no eran más que mis propias debilidades, y que en estas, está la única y mejor forma de superarnos.


Descubrí, que no era yo el mejor, y que quizás nunca lo fui.


Aprendí, que lo difícil no es llegar a la cima, sino jamás dejar de subir.


Aprendí, que el mejor triunfo que puedo tener, es tener el derecho de llamar a alguien "Amigo".


Descubrí, que el amor es más que un simple estado de enamoramiento.


Anoche, dejé de ser un reflejo de mis escasos triunfos pasados, y empecé a ser mi propia tenue luz de este presente.


Aprendí, que de nada sirve ser luz, si no vas a iluminar el camino de los demás.


Anoche decidí, cambiar tantas cosas.....


Aprendí, que los sueños son solamente para hacerse realidad.


Desde anoche, ya no duermo para descansar..... ahora simplemente duermo para soñar.
Publicar un comentario