Google+ Followers

domingo, 14 de julio de 2013

Síndromes de Viento. Medicina China Tradicional

Síndromes producidos por los seis patógenos externos
Son seis los patógenos externos o ambientales: viento, frío, calor, humedad, sequedad, calor de verano.


SÍNDROMES DE VIENTO (FENGZHENG) «风证»
“El viento es adepto al movimiento y a los cambios”. (Canon de la Medicina Interna del Emperador Amarillo)
El viento exógeno procede de la naturaleza. El viento endógeno se origina por desequilibrios en el hígado.

Una persona que se expone al viento luego de haber transpirado o que duerme en un lugar donde hay corrientes de aire, favorece el desarrollo de los síndromes de viento.

El viento es el gran generador de enfermedades de frío, humedad, sequedad y a veces de calor, que se escudan en él para invadir el organismo. Por su naturaleza es un patógeno de tipo Yang, su dirección es ascendente, por tanto afecta a la parte superior del cuerpo: cara y cabeza, y la superficie corporal, ocasionando desajuste entre la apertura y cierre de los poros de la piel.

Manifestaciones clínicas: Fiebre, aversión al frío, cefalea, odinofagia, transpiración, sensación de hipertermia, tos, obstrucción nasal, rinorrea, prurito nasal; lengua con saburra blanca y fina; pulso flotante o moderado.

Análisis: El viento invade al organismo desde el exterior por deficiencia del Qi defensivo que pierde su capacidad de protección del cuerpo contra los patógenos externos; en esta lucha inicial se producen manifestaciones de apertura de los poros de la piel e intentos de expulsión de los patógenos externos, por eso el paciente presenta diaforesis y sudoración, además de sensación de alza térmica, aversión al frío, cefalea.

El ingreso por la vía respiratoria provoca fracaso en la capacidad de dispersión del pulmón por eso aparecen los síntomas nasales: tos, obstrucción nasal, rinorrea, prurito nasal.

De movimiento constante, el viento es circulante y cambiante, no afecta a una zona fija, es decir la ubicación cambia, provocando dolor en distintas articulaciones, por ejemplo; así mismo origina síntomas de alteración del movimiento como: vértigos, temblor, espasmos musculares, convulsiones, rigidez de nuca; parálisis facial.

Como el ataque de viento es rápido, las enfermedades pueden cambiar bruscamente; los síntomas aparecen y desaparecen en ocasiones velozmente, comienzo abrupto, desaparición súbita, como en las urticarias o prurito, o en los reumatismos que migran de una articulación a otra.

Principios de tratamiento: Dispersar el viento.
Publicar un comentario